¿Vives o Sobrevives?

YO, … LA PIEZA QUE FALTABA PARA RESOLVER EL ROMPECABEZAS DE MI VIDA…

vacio

¡Buenas tardes a todos!

Para mí es un honor y un placer compartir con todos vosotros este post.

Un post en el que os invito a leer la historia personal y verídica de Tània Martos. Una chica, que desde bien jovencita, sufrió síntomas de depresión, desorientación, frustración, dolor y vacío existencial; entre otros.

Una profunda crisis personal que, en su testimonio, nos da pistas sobre cómo ella lo vivió (tanto desde dentro, como con respecto a la mirada de los demás) y sobre cómo lo fue atravesando.

¿Y para qué este testimonio en mi blog?

Pues porque creo que hace falta dar voz a las personas. Personas de carne y huesos que tienen el valor de compartir sus vivencias personales. Testimonios reales de superación de los que creo que todos podemos aprender mucho, sea cual ser nuestra dificultad.

En este post, Tània Martos nos explica en primera persona y con palabras sinceras, cercanas y honestas su camino de superación personal.

Una chica valiente y cercana que, después de superar sus dificultades, se ve renovada con nuevas fuerzas que la impulsan a compartir y a ayudar a los demás con su testimonio.

Acercando la mirada de quien sufre, a la mirada de los que lo rodean.

Esperando y deseando que su historia os inspire y os llegue tan cerca del corazón; como lo ha hecho conmigo…

Sin más dilaciones, os dejo con sus palabras…

* Si queréis escuchar su testimonio en primera persona, os invitamos a asistir a la presentación que se hará en Barcelona el próximo 16 d’Abril del 2013.

(ver información al final del post)

PALABRAS SOBRE MI HISTORIA PERSONAL:

“La vida es maravillosa si no le tenemos miedo” decía Chaplin.

Yo, hoy he dejado el miedo aparcado en un rincón, disfrazada con cuatro trapos para que no me prive de saborear estos minutos en los que tengo la oportunidad de expresarme con sinceridad y mostraros  mi mundo, mis sentimientos, mi realidad.     

Todo este calvario empezó a partir de los dieciséis años, en esta etapa de la adolescencia en la que todo son cambios, nuevas experiencias. Yo, me perdí, me desorienté. Todo lo que antes tenía color, ahora lo encontraba de un oscuro inquietante; y cada día que iba pasando tomaba más fuerza.

Me acabé cegando en el dolor, en una habitación que desprendía frialdad, en un suelo vacío de sueños y de ilusiones, pero lleno de miedos y desesperaciones.

Recuerdo cada noche despierta hasta tarde, muy tarde, intentando encontrar respuesta a cuestiones que nunca me había planteado: 

¿Para qué preocuparme en definir quién soy?

¿Qué hago yo en este mundo?

¿Qué me proporciona tanto dolor?

¿Qué tienen los demás compañeros para apreciar la vida, que yo no puedo ver?

 

 Sólo podía llorar, derramar lágrimas de rabia, vaciar mi corazón de incomprensión. 

Quería chillar, exclamar en voz alta:

– ¡Ei, que estoy aquí!

¡Encerrada en este pozo de desilusión, perdida, sufriendo, sin encontrar el camino de retorno!

¡Y te necesito! ; ¡Os necesito! ; ¡Porque sola no puedo con esta carga que me hunde y no soy capaz de librarme de ella!

 

 Pero no, no tenía voz; sólo dolor que no sabía transmitir a los que me rodeaban y que no sabían qué me pasaba.

Ni siquiera yo misma lo sabía. Es difícil explicarse, poner nombre a este vacío dentro tuyo que te asfixia y que no te deja ver la verdadera realidad.  

Os preguntareis cómo me siento,…

… cómo se siente una persona cerrada en sí misma,….

… hundida en la oscuridad,…

… encarcelada entre rejas que no dejan pasar ni ver la luz del día,….

… alguien que desea morir, sin más razón que dejar de sufrir…

 

Enrique Solari, escritor y psicólogo peruano, escribió:

“El horror de los verdaderos infiernos, es que tienen una ventana por la cual se ve el paraíso.”

¡Qué gran razón!

 

Cuando te sumerges en la oscuridad de tu propio mundo, en la búsqueda de interrogantes inabarcables, todo coge otra dimensión.

Te vuelves pequeñita, indefensa, débil, te sientes como una hormiga que puede ser pisada en cualquier momento. 

 

Os acercaré un poquito más a mí…

A los dieciséis años, me até a las cadenas de la bulimia, más tarde, a los diecinueve, sería la anorexia. Mi cuerpo pasó a ser el centro de todo, de mis debilidades, de mis miedos, de mis inseguridades. Se convirtió en mi obsesión. Comer era tocar de pies el mismísimo inferno, también la manera de quitar mis angustias, atiborrarme y después vomitar.  De control nada… Bajé mucho de peso, mi estado de ánimo era muy oscilante, físicamente me debilité y mentalmente estaba muy perdida.

Me encontraba en una constante contradicción. Quería salir de esa pesadilla, no volver a hacer restricciones ni vómitos, pero cuando me encontraba con estos enemigos, que eran el espejo y la báscula, todo se volvía a poner del revés de nuevo…

Otro gran calvario fueron las autolesiones. Llevo el cuerpo lleno de cicatrices y solo he de mirarlas o pasar la mano por encima de ellas para recordar los tiempos pasados, cuando la autolesión era el medio para hacer frente al dolor emocional.

¿Qué contradicción, verdad? Hacerme daño para digerir otro dolor… Pues sí, cuando la tristeza (una tristeza insoportable), el miedo, la ansiedad o la euforia se apoderaban de mí; cuando emociones de un nivel muy alto gobernaban mi mente, el descontrol cogía poder en mí, en forma de destrucción.

Otras veces tomaba somníferos, otras alcohol, y a veces las dos a la vez.

Muchas veces he acabado en urgencias y, siempre sin ninguna explicación coherente, coherente para el médico que me trataba. 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 No soy capaz de expresar con detalle lo que pasa por mi cabeza porque no encuentro palabras suficientes que den voz a tanta contradicción, a sentimientos que muestren cada latido de un corazón herido de añoranza, de lágrimas que desprenden temor,… a… emociones incontrolables que chocan con un amplio muro de inestabilidad.

Trabajando intensamente con el equipo de psicólogos y con mucha paciencia y dedicación empecé a situar los puntos cardinales en mi vida.

Me gustaría compartir una cita que siempre tengo muy presente:

“Feliz el día en el cual descubres que no es debido al tiempo, a la fortuna o a un accidente sino que eres tú quien lo acercas o lo alejas todo de tí.”

 

Gracias por la vuestra presencia y la amabilidad con la que me habéis acogido entre vuestros corazones.                                     

                                                                    Tània Martos

 

PRESENTACIÓN EN VIVO DE LA HISTORIA DE TÀNIA MARTOS EN BARCELONA:

Si queréis escuchar su historia de vida en primera persona, os invitamos a la presentación que ella misma hará de su propia historia el próximo:

Martes 16 de Abril del 2013 a las 19:00

BAUM BARCELONA

C/ Mallorca 198, ppal 1ª

Barcelona

* Por cuestiones de capacidad de la sala, es necesario reservar plaza con antelación.

** La reserva de plaza se hará por riguroso orden de preinscripción.

*** La presentación tiene un coste de 5€, que será para ayudar a Tània.

**** Baum Barcelona no sacará ningún beneficio económico de esta actividad.

***** El día de su presentación, Tània nos traerá algunos ejemplares de su libro. Un libro corto y que ella misma se editó y que tiene un coste de 5€. Un tesoro que hace falta conservar…

 

CONTACTO Y PREINSCRIPCIONES:

desenvolupa@cfreixa.es

Tel. 606 20 75 71

 

Esta entrada fue publicada en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Depresión y Ansiedad, Miedo y Inseguridad, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Vivir en Tiempos de Incertidumbre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .