ANTE LA MUERTE POR CORONAVIRUS, Acompañamiento emocional y despedida

ANTE LA MUERTE POR CORONAVIRUS

Acompañamiento emocional y despedida

Estrategias emocionales coronavirus

Cada día más personas están teniendo que enfrentarse a “una muerte sin corazón”.

Un virus “despiadado”, al fin y al cabo, biológico, sin sentimientos, que no entiende de razones, ni tiene la capacidad de apiadarse, que no se doblega ni tiembla al elegir a quién ataca o a quién se lleva…

Un virus que no entiende de rituales, de despedidas, ni sabe nada del dolor y ni del tránsito emocional y espiritual que los humanos necesitamos.

Un virus que arrasa dejando un gran vacío a su alrededor, en un contexto estresado y saturado, sin tiempo, sin recursos.

Muertes en las habitaciones de hospitales y residencias, solos, sin poder estar cerca de los que se van, ni de los que se quedan.

Miedo, mucho miedo, desesperación… silencio.

¿Cómo podemos manejar un duelo inesperado, sin calor ni contacto?

¿Cómo podemos despedirnos del que se va si también nosotros estamos ingresados, confinados o aislados?

¿Cómo podemos despedirnos y despedir si tampoco nosotros, podemos arroparnos ni arropar; si no podemos acompañar ni acompañarnos de los que también le han querido?

Éstas son algunas de las reflexiones, preguntas y quejas, que se hacen y expresan las personas a las que, éstos días, estoy pudiendo acompañar…

 

Y ante tanta desorientación y sufrimiento, voy a resumir, por si puede hacerse extensible, para que otras personas, que igual no tienen la posibilidad o los recursos para hacer terapia en estos momentos, pueden valerse, si le encuentran sentido, de alguna de éstas reflexiones y/o herramientas.

Desde mi punto de vista, lo primero es entender que ante esta situación, preguntarse por el “por qué”, es muy natural, pero no tiene mucho sentido.

¿Por qué a mí?     ¿Por qué él o ella?

¿Por qué justo ahora…?

¿Por qué así…?

Aceptar el sufrimiento y la muerte, sin ensañarse con el destino, con la suerte, con el mundo o con Dios; es más difícil, pero al final resulta más ligero, menos indigesto.

El enfado, la rabia y el dolor deben salir y expresarse, deben permitirse y gritarse en un primer momento, pero luego, poco a poco, cada uno a su ritmo y en su momento, debe ir dejando que esa pelea encarnizada y estéril ceda, que ese enfado y ese rencor de “circuito cerrado”, se drenen y se liberen; dejando paso a otra emoción, a otra mirada, a otro estado.

Soltar, despedirse, dejarlo ir, deshacerse del deseo de controlar y de retener al que amamos es complejo pero imprescindible; aún a pesar de que todos nuestros instintos se revelen ante eso.

Sé que es más fácil de decir que de hacer, pero es importante centrarse en otro tipo de reflexiones. Por ejemplo:

¿Qué sentido ha tenido y qué legado ha dejado esta persona y esta relación en mi vida?

¿Qué momentos, qué experiencias y qué recuerdos ha dejado impresos en mí?

¿Que escenas y qué escenarios hemos compartimos juntos?

Porque en realidad, todo lo que ha sucedido “ya es”, “ya ha sido” y ya nada ni nadie podrá arrebatárnoslo.

Es pues, un buen momento para dejarnos sentir la huella que esa persona ha dejado en nuestra constitución, en nuestro cuerpo y en nuestra vida.  Algo de ella ha vivido y se ha grabado en nuestra memoria emocional y celular, de manera que ya nos pertenece, nos es propio y es eterno.

 

También es de vital importancia en estos momentos y ante las especificidades de ésta partida, CENTRARSE EN LA DESPEDIDA.

Para el ser humano, la despedida y los rituales son importantes, necesarios y sociales.

Hay que encontrar la manera de despedirse “de cama a cama, de habitación en habitación, de hogar a hospital, desde casa hasta la residencia”.

No importa la distancia ni el lugar dónde se esté, la presencia y el amor atraviesan el espacio y el tiempo hasta llegar al lugar dónde nuestro yo más profundo y sincero, puede conectarse y hablar, sin palabras, con la otra persona.

Algunos incluso sienten que pueden enlazar ambas experiencias y sentir que están juntos y en contacto de verdad.

Qué más da si es un verdadero acto espiritual, un campo emocional creado por el ser humano que en realidad es ilusorio, un acto de telepatía o un recurso de resiliencia emocional.

¿Qué más da si es química o placebo, cuando un medicamento funciona…?

Lo importante, lo que estoy viendo estos días, en cada cama, en cada silla, en cada habitación, es que  si lo envías y lo sientes de corazón, LLEGA.

No se si le llega a la otra persona, pero lo que es claro, es que te llega a ti, te llega y te permite despedirte, tan verdadera y sentidamente, como lo habrías hecho en persona.

Si lo piensas bien, en realidad no hay tanta diferencia, porque la materia, el cuerpo y el velatorio…no son tan importantes como el acto, el amor y el ritual que lo acompañan.

Así que, yo les recomiendo a mis pacientes, que cierren los ojos, desde donde están, para acercarse a la persona a la que aman, para comunicarse, para acompañarla, para despedirse o sencillamente para estar presentes y hacer lo mismo, que de haber podido ir físicamente, habrían hecho.

Hacerlo con el corazón y de verdad, aunque sea lejos, es verdadero, ES REAL.

Claro está también, que uno de los aspectos importantes del velatorio y del funeral, es el soporte, la presencia y el amor de los familiares y amigos.

Así que yo animo a mis pacientes a que traten de comunicarse con sus personas más allegadas, a pesar del aislamiento. Que llamen a sus amigos y a sus familias en busca de apoyo; que no se aíslen.

 

También hay que pensar que, el ritual de despedida, se podrá hacer y se podrá hacer acompañado cuando termine el confinamiento.

Así que no vale la pena anularlo, ni renunciar a él, solo aplazarlo para cuando pueda realizarse y empezar a construir e imaginar, junto a las personas que quiero, cómo lo vamos a organizar y qué elementos simbólicos vamos a desplegar para respetar las últimas voluntades del fallecido con respecto a su funeral. También qué elementos creativos y especiales queremos añadir para dotarlo de belleza y sentido.

Podrían decirse muchas más cosas, pero quizás para otro escrito, para otro momento, pero no me gustaría terminar sin mencionar, dos conceptos que para mí son importantes.

El primero ya lo señaló San Agustí:

“Si sientes dolor por la pérdida de una persona, significa que la querías mientras la tenías”.

Así que, dejémonos sentir ese amor y llorar desde él, sintiendo el agradecimiento por todo lo que se ha tenido y se tiene gracias al encuentro con esa persona.

Lloremos desde ahí, desde ese lugar, con amor y agradecimiento, en lugar de hacerlo desde el apego, el enfado o la frustración y veremos como nuestro dolor toma otra dirección y un nuevo sentido.

Y segundo y para terminar, aprovechemos este dolor como una oportunidad de crecimiento; puesto que todo sufrimiento es un estímulo para el proceso de maduración, que nos ayudará, si lo dejamos, a pasar de lo más superficial y banal de nuestra existencia, a lo más profundo y esencial de nuestra vida.

Y nos permitirá valorar, más y mejor, las cosas y relaciones que tenemos a nuestro alrededor y las oportunidades y experiencias que aún nos quedan por vivir y por recorrer.

Un abrazo grande y afectuoso,

Cristina Freixa

 

Acompañamiento emocional y psicológico ante las despedidas de familiares y amigos con coronavirus, COVID-19.

Publicado en Adaptación al Cambio, Crisis Existencial, Crisis Personal, Depresión y Ansiedad, Miedo y Inseguridad, Recursos psicológicos ante el Coronavirus COVID-19, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

El Arte de Acompañar Personas

esencia

El Arte de Acompañar Personas (PDF)

GRUPO DE ACOMPAÑAMIENTO, DE DESARROLLO Y DE CREACIÓN

PARA TERAPEUTAS – TERAPIA EN BARCELONA

 

Cada proceso terapéutico es un fenómeno totalmente nuevo, único e irrepetible.

Cada paciente, lleva oculto dentro de sí mismo, el misterio para facilitar “su mejor terapia.”

La terapia escapa del conocimiento científico, de la formación académica y de los modelos o referentes que provienen del exterior.

La terapia es una forma de arte, un baile imprevisible entre dos incógnitas que se relacionan y se influencian entre si: paciente y terapeuta.

 

EL RETO DEL TERAPEUTA…

Aprender a bailar con la riqueza y la complejidad del paciente,

escuchando la propia inspiración y la creatividad intuitiva como terapeuta,

permitiendo la autoconfianza que nace de nuestro propio fundamento como seres humanos

y confiando en la sabiduría del proceso que se va creando “in situ” y momento a momento, …

                                                      … Es el principal reto de todo buen terapeuta.

 

QUIÉN ERES COMO TERAPEUTA?

Te sientes seguro, espontáneo y fluido delante del paciente?

Crees que tienes algo más para aportar a tus sesiones y a tus pacientes de lo que manifiestas actualmente cuando haces terapia?

Quieres sacar tu talento y tú belleza como persona para ponerlo al servicio de tu profesión?

 

Os invito a participar en el grupo quincenal y de largo recorrido que inauguro este mes de Noviembre del 2016 en Barcelona:

 

Para más información e inscripciones:

VER LA INFORMACIÓN DEL GRUPO

 

Conectando con las personas desde la Sabiduría,

la Creatividad y la Intuición.

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Existencial, Crisis Personal, Crisis Profesional o Vocacional, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, psicologo barcelona, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Timidez y Habilidades Sociales, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

L’Art d’Acompanyar Persones

esencia

L’art d’acompanyar persones (PDF) 

GRUP D’ACOMPANYAMENT, DE DESENVOLUPAMENT I DE CREACIÓ

PER A TERAPEUTES – TERÀPIA A BARCELONA

 

Cada procés terapèutic és un fenòmen totalment nou, únic i irrepetible.

Cada pacient, porta ocult dins seu, el misteri per a facilitar “la seva millor teràpia.”

La teràpia escapa del coneixement científic, de la formació acadèmica i dels models o referents que provenen de l’exterior.

La teràpia esdevé una forma d’art, una dansa imprevisible entre dos incògnites que es relacionen i s’influencien  entre si: pacient i terapeuta.

 

EL REPTE DEL TERAPEUTA…

Aprendre a dansar amb la riquesa i la complexitat del pacient,

escoltant la pròpia inspiració i la creativitat intuïtiva com a terapeuta,

permetent la autoconfiança que néix del nostre propi fonament com a éssers humans

i confiant en la saviesa del procés que es va creant “in situ” i moment a moment, …

                                     …És el principal repte de tot bon terapeuta.

 

QUI ETS COM A TERAPEUTA?

Et sents segur, espontani i fluid davant del pacient?

Creus que tens quelcome més per aportar a les teves sessions i als teus pacientes del que manifiestes actualment quan fas teràpia?

Vols treure el teu talent i la teva bellesa com a persona, per posar-ho al servei de la teva professió?

 

Us convido a participar en el grup quinzenal i de llarg recorregut que inauguro aquest mes de Novembre del 2016 a Barcelona:

 

Per més informació i inscripcions:

VEURE LA INFORMACIÓ DEL GRUP

 

Connectant amb les persones des de la Saviesa, 

la Creativitat i la Intuïció.

 

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Existencial, Crisis Personal, Crisis Profesional o Vocacional, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, psicologo barcelona, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Timidez y Habilidades Sociales, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

CRISIS PERSONAL. ¿Por qué sufro tanto?

LAS BASES DEL SUFRIMIENTO HUMANO: ¿Dejar de sufrir es posible?

Muchas personas buscan ayuda en un psicólogo cuando ya no saben qué más hacer consigo mismas; cuando su sufrimiento empieza a ahogarlas y se dan cuenta de que sus estrategias y recursos personales ya no funcionan.

41791578_ml

Hoy en día el sufrimiento está mal visto; por lo que las personas que sufren, no sólo no consiguen escapar de su malestar, sino que además se obligan a sí mismas a esconderlo: “¡que nadie lo note!”

Estigmatizar el sufrimiento se convierte entonces, en una condena; porque las personas empiezan a sentirse, raras, diferentes, enfermas o complicadas y se esfuerzan en negar, tapar o esconder su dolor. Lo esconden a los demás y, lo que es aún peor, intentan escondérselo a sí mismas.

Como si la condición natural del ser humano fuera la felicidad absoluta y constante y como si el sufrimiento sólo fuera de algunos pocos, “los que están fatal”. Pero el peso de llevar esas máscaras y falsear nuestro estado real, no sólo no resuelve ese dolor sino que además lo aumenta.

Estigmatizar y esconder el dolor nos hace sufrir doblemente.

Con el tiempo, la diferencia entre el interior y lo que tratamos de aparentar, se va haciendo más y más grande y cada vez nos cuesta más de sostener; por lo que nos sentimos progresivamente más frustrados e inseguros. Este esfuerzo, que resulta contraproducente, nos confirma nuestro dolor y empezamos a compararnos con los ideales que venden la sociedad, la televisión y las revistas. Nos comparamos con el exterior de los demás: “todo el mundo está feliz y pleno, lo mío no es normal”.

Pero, lo que la gente aparenta y la imagen que transmiten los medios de comunicación, poco tiene que ver con la realidad.

El sufrimiento es propio del ser humano y negarlo es obviar una parte natural de lo que en realidad somos. Es casi como querer defender la vida negando la muerte, o enaltecer la existencia del día negando la evidencia de la noche. Vida y muerte, día y noche, luz y oscuridad, felicidad y sufrimiento, son dos caras de la misma moneda y una no puede existir sin la otra.

Necesitamos validar el sufrimiento, que es connatural al ser humano.

El problema no está en el dolor, sino en la intención de negarlo, de huirlo o de anularlo. Cuanto más nos esforzamos en disimular o eliminar el dolor, más poderoso se vuelve. Así que si no atendemos un dolor natural y lo atravesamos, puede transformarse en sufrimiento patológico.

Con el sufrimiento pasa algo parecido que con las heridas físicas; cuando una herida es leve, se cura sola y con el tiempo; cuando una herida es importante, si no la tratamos, va empeorando y el tiempo se vuelve peligroso.

Aunque las personas hacemos cosas muy raras con el dolor:

✓ Nos obsesionamos con heridas poco relevantes, hasta que nos invaden.
✓ Obviamos y negamos heridas graves, que van creciendo silenciosamente en nuestro interior.
✓ Ocultamos el dolor y el sufrimiento tras una cara alegre, pero forzada.
✓ Intentamos huir de nuestro dolor con una droga o a través del enganche con una persona.
✓ Nos conformamos y nos autoengañamos con tal de no enterarnos de una situación dolorosa.
✓ Fingimos seguridad y felicidad cuando nos estamos desmoronando por dentro.

Cuando gestionamos mal el dolor, generamos más sufrimiento. ¿Estamos locos?

✓ Cuando no atendemos una infección orgánica, se extiende y empeora.
✓ Cuando no atendemos un dolor emocional, este crece y nos invade.
✓ Cuando sobredimensionamos una herida física, perdemos el tiempo y nos angustiamos.
✓ Cuando nos obsesionamos con un dolor psicológico, lo alimentamos y le damos poder.

34756879_s

Así que tenemos dos maneras de hacernos daño: dándole “bombo” a un dolor natural o subestimando un dolor importante.

Y si es tan obvio, ¿por qué hacemos eso?

Pues porque a veces:

✓ No sabemos qué nos sucede.
✓ No sabemos qué hacer con lo que nos sucede.
✓ Nos da miedo afrontar la verdad que ese dolor nos recuerda.
✓ Secretamente, ese dolor nos da un lugar en el mundo.
✓ Nos desensibilizamos ante el dolor para no sentirlo.
✓ Creemos que lo nuestro no tiene remedio.
✓ Pensamos que si no lloramos, nadie nos va a ver.
✓ Preferimos fingir que todo va bien, que arriesgarnos a resultar pesados o a ser rechazados.

Así que las personas que no encuentran la manera de seguir soportando ni escondiendo su malestar; acuden a terapia individual solicitando una fórmula mágica, “algo rápido y fácil para dejar de sufrir”; una solución que les “quite” este dolor.

Pero, ¿Se puede quitar el sufrimiento?

La mala noticia es que el sufrimiento no se puede quitar ni poner; es una condición psicológica y emocional que pertenece al mundo subjetivo e individual de cada persona. No hay que exterminarlo, sino aprender a transitarlo y a normalizarlo. Al atravesar y acompañar el dolor, decrece y desaparece.

Entonces, ¿Aprender a sufrir o librarse del sufrimiento?

Por supuesto, en terapia se trata de “Aprender a sufrir”. Aprender a sufrir es aprender a comprenderse, a cuidarse, a vivir, a ser lo que somos. Al hacerlo, el sufrimiento “sucede” y después desaparece, dando paso a la percepción de nuevos retos y oportunidades.

El objetivo: aprender a convivir con el dolor y a atravesarlo.

• Escuchar lo que nuestra herida tiene que decirnos.
• Validar nuestro dolor en lugar de negarlo, esconderlo o estigmatizarlo.
• Aprender a cuidarnos y a acompañarnos cuando estamos tristes, preocupados o nerviosos.
• Aceptar, sin resistirse ni apegarse, las pérdidas o realidades que hemos dejado atrás o las que ahora empiezan.
• Aprender a estar en dolor y a atravesarlo, para que en lugar de estancarse, se vaya disolviendo.
• Hacerse responsable de las demandas ocultas tras la herida y actuar para atenderlas.
• Descubrir los puntos ciegos en el propio carácter, aumentando nuestra consciencia personal y obteniendo la libertad para elegir nuestro propio destino.
• Aprender a vivir dentro de nosotros mismos, sin infravalorar ni sobredimensionar lo que nos sucede.
• Mirar más allá de la tormenta de hoy, entendiendo que las tormentas nunca son eternas y que, al cabo de unos días, siempre vuelve a salir el sol.
• Construir nuevos retos y ilusiones de futuro.
• Desarrollar nuevas habilidades y recursos personales como resultado constructivo de la crisis personal.
• Aprender a saborear la felicidad, siempre más plena y serena, que llega tras la aceptación y la superación proactiva de una crisis personal.

Atravesar y validar el dolor es el camino más rápido y eficaz para aliviar el sufrimiento.

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Existencial, Crisis Personal, Crisis Profesional o Vocacional, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Timidez y Habilidades Sociales, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

RELACIONES DE PAREJA en el terreno sentimental de hoy

Algunas reflexiones para aprender a estar en pareja en la actualidad. 

Para ver la presentación, clica en el siguiente enlace:

FullSizeRender-5

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Personal, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

RELACIONES DE PAREJA ESTABLES, HOY: ¿REALIDAD O UTOPÍA? #Terapia de Pareja

Aprendiendo a estar en pareja en el terreno sentimental de hoy.

crisis de pareja

Las crisis de pareja de hoy

En la actualidad, se respira un escepticismo cada vez mayor sobre el matrimonio tradicional y las relaciones de pareja a largo plazo. Cada día más parejas se plantean el divorcio, la separación o nuevos modelos de pareja. Y es que estar en pareja, nunca ha sido fácil…

Entrar en contacto con otra persona, especialmente en lo amoroso, nos confronta y nos remueve y puede costar mucho llegar al entendimiento. Muchas personas viven estas dificultades con recelo e impaciencia y buscan algo “más fácil de llevar”. Otras se pelean y se rebotan hasta que ya no pueden más, desgastando sus energías y haciéndose mucho daño mutuamente.

 

Pero más allá de lo que siempre ha estado presente en las crisis de pareja; la influencia de cada época tiene mucho que ver con lo que las personas piensan, padecen y se cuestionan.

Venimos de una etapa socio-cultural e histórica, en la que muchas personas idealizaban el amor bajo unas premisas machistas y fantasiosas o donde se conformaban eternamente con una relación en la que no eran felices porque el divorcio no estaba bien visto, ni socialmente aceptado. Pero hoy en día, existe un fenómeno que llama mucho la atención: muchas personas ya no creen en el “amor para toda la vida” ni se plantean las relaciones de pareja como algo definitivo, pero sin embargo las buscan intensamente.

 

UNA COMBINACIÓN AMBIVALENTE: DESEO Y ESCEPTICISMO.

Y es que hay mucha “sed de amor” y mucha “sed de autonomía” en una sociedad que se está abriendo a nuevas maneras de funcionar; pero donde los vínculos personales cada vez son más frágiles, inestables y carentes de continuidad o compromiso.

Como si hubiéramos pasado de la represión y la idealización romántica a la idolatría del placer a corto plazo y al rechazo de la dificultad o a los esfuerzos sostenidos en el tiempo. Y como hoy en día, todo se puede cambiar o reemplazar, nada adquiere un valor específico; por lo que la motivación para cuidarlo y conservarlo se desvanece.

“O encajamos o no encajamos, y sino, no tiene solución.”

Pero del mismo modo que una zapatilla estropeada se puede reparar si me gusta y es especial para mí; una relación en la que hay amor, se puede trabajar si el fundamento es valioso.

Y es que para estar en pareja y convivir, se necesita amor y aprendizaje. Sin la paciencia, la apertura y la voluntad necesarias para superar las crisis y crecer en ellas, todas las relaciones tienen fecha de caducidad o, por lo menos, grandes repercusiones en la calidad del vínculo.

terapia de pareja en barcelona

Las relaciones sólidas y de valor, no se construyen solas, ni son el fruto de un simple “flechazo”; se requiere TIEMPO Y TRABAJO para atravesar las diferentes crisis y etapas y para consolidar la relación. Esperar que el amor sea perfecto desde el inicio, abandonar cuando surgen las primeras e inevitables diferencias o quemarse por no saber resolverlas a tiempo; nos llevará a una incesante búsqueda del hombre o la mujer perfectos; algo que en realidad, solo existe en nuestros sueños.

 

 

 

CUANDO NO LLEGAMOS A FORJAR UN VÍNCULO PROFUNDO CON LA OTRA PERSONA, CUALQUIER PERSONA ES SUBSTITUIBLE Y PROVISIONAL.

 

Solo cuando ahondamos en el vínculo, nos trabajamos a nosotros mismos y perseveramos en una relación, apreciamos el carácter único e irremplazable de cada persona y situación. Del mismo modo, persistir en una relación, traicionando la propia verdad, y aferrarse a ella por miedo a dejarla; no hará más que prolongar una agonía que “el tiempo” nunca arregla.

Mi experiencia me dice que para que algo cambie, algo hay que movilizar; aunque de miedo, inseguridad o pereza.

Y es cierto que, en algunos casos, la mejor opción y la mas sana es dejar la relación; pero para estar seguros de ello, primero tenemos que hacer nuestra parte y afrontar la situación. Si no es así, muy probablemente, nos quedaremos con la sensación de que “igual habría funcionado si…”, y empezaremos otra historia nueva que, sin aprendizajes, tiene muchos números para volver a fracasar.

Así que conviven diferentes realidades: las parejas que se enganchan para satisfacer sus necesidades cruzadas, las que se polarizan excesivamente; negándose a ceder, a compartir o a entregarse, las que se quedan por miedo a la soledad o las que se dejan porque no han aprendido a comunicarse y a resolver sus diferencias.

Cuando se vive una relación de pareja como una “cárcel”, como una “renuncia”, como un “complemento alimentario” o como un “campo de batalla”, hay algo que no anda bien. Pero antes de entender la crisis de pareja como una factor determinante hacia la ruptura; es importante revisar la situación, trabajar la parte que cada uno aporta al conflicto y explorar alternativas de solución.

Por eso no hay una fórmula mágica válida para toda persona, crisis o relación y se requiere un trabajo consciente y flexible para hallar la verdad en cada vínculo y situación.

 

En consecuencia, para aprender a amar en el terreno sentimental de hoy, necesitamos:

1.- Una tarea fundamental sobre el trabajo personal y el auto-conocimiento.

2.- Coraje en la búsqueda del propio camino sentimental.

3.- Aprender a vincularse genuina y profundamente con las personas.

4.- Paciencia, perseverancia y solidez en las relaciones.

5.- Más conocimiento sobre la evolución del amor y sobre las inevitables crisis de pareja.

6.- Un trabajo sobre la comunicación, la tolerancia y el respeto.

7.- Aprender a disfrutar dentro y fuera de la relación, sin dejarse ni engancharse.

8.- Dejar de buscar en el otro un ideal y empezar a ver y a amar a la persona que tienes delante.

9.- Desarrollar una sexualidad y un vínculo pleno dentro de la relación.

10.- Aprender a separarse sin herirse cuando, con honestidad se aprecia como la elección más verdadera.

 

Un VÍNCULO SANO, MADURO Y DE CALIDAD, basado en el respeto, la libertad y el compromiso, requiere TRABAJO Y APRENDIZAJE. Los vínculos estables en la actualidad son posibles solo si ambas personas superan los obstáculos internos y sociales dentro de la relación.

 

Crisis de Pareja – Terapia de Pareja en Barcelona:

Programa y proceso de acompañamiento para parejas.

bridge-525615

Publicado en Adaptación al Cambio, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Personal, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

CRISIS DE PAREJA: ¿Libertad o Compromiso?

Los vínculos amorosos de hoy:

Hacia nuevos modelos de relación y de pareja.

terapia de pareja barcelona

 “Amar desde la libertad, el respeto y el compromiso es el reto para las relaciones de hoy”. Cristina Freixa

 

Estamos en una sociedad cambiante, en constante evolución; donde las antiguas maneras de ser, de pensar y de relacionarse ya no tienen lugar; están obsoletas.

En unos tiempos tan inciertos y confusos, muchas personas tienen dificultades para ubicarse y decidir en el terreno sentimental; para reconocer y validar la verdad interior que habita en ellos.

Muchas personas que se encuentran en una crisis de pareja hoy, se preguntan:

¿Quiero una relación abierta o “tradicional”?

¿Me gustan los hombres o las mujeres?

¿Debo ser fiel o la infidelidad es mi derecho?

¿Es posible que yo NO esté hecho/a para estar en pareja?

¿Si me fijo en otras personas es que no estoy enamorado/a?

Estoy confundido/a…

[ … ]

Entonces,…

¿Debo conformarme con esta persona o es mejor salir a experimentar?

¿Es posible una relación de pareja a largo plazo? ¿O es que insistimos en ir contracorriente y el ser humano está genéticamente programado para otra cosa?

[ ??? ]

No lo se…

¿Estoy con mi pareja porque le/la quiero o porque me conformo?

¿Amo desde la libertad o me quedo desde el miedo?

Me gustaría saber si estoy realmente enamorado/a de mi pareja o si lo que pasa es que tengo miedo a dejarlo/a…

¿Cómo puedo saber lo que realmente quiero?

alone-480474

Estas y otras preguntas, son cada vez más frecuentes y desconcertantes en terreno sentimental de hoy.

Estamos en un contexto y en un momento dónde cada vez hay más libertad y más oportunidades.

Esta libertad, este creciente abanico de posibilidades para elegir; lejos de ser agradable, en muchas personas está generando mucho malestar.

Y es que para ser libre, para elegir, hay que saber sostener la responsabilidad y las renuncias; y estamos inmersos en una cultura caprichosa y consumista.

Las personas se muestran impacientes y ambiciosas incluso en el terreno sentimental:

” Con la edad que tengo, debería estar ya casado/a y ¡con hijos!”

“No entiendo porque precisamente yo, no encuentro al hombre/mujer perfecto/a, ¡el hombre/mujer de mi vida!”

“Es que mi pareja es perfecta, pero no tiene… Sólo le falta…”

“¿Por qué debería quedarme toda la vida aquí con tanta gente que hay en el mundo para elegir? ¡El mar está lleno de peces!”

 

En las relaciones de pareja, casi siempre falta o falla algo, pero las personas cada vez se han vuelto más exigentes.

El consumismo emocional se ha puesto de moda y las antiguas renuncias o sacrificios por amor, se han convertido en demandas caprichosas y fluctuantes.

Delante de esta situación, cada vez más personas se permiten el “intercambio de cromos”, la infidelidad y las orgías.

Pero la pregunta interesante para los que no se atreven o para los que eligen otras opciones, es: y entonces, esta gente, ¿son realmente felices así?

Mi experiencia es que la felicidad no está ni en la libertad sin frenos ni en la represión sin medida.

La felicidad está en otro lugar que no está relacionado con “la cosa en sí”.

Creo que el problema, es que estamos poniendo el foco de atención en responder unas preguntas que en realidad no nos sirven para resolver el enigma.

Parece cómo si el “inconsciente social” se preguntara: ¿En qué extremo nos podemos ubicar ahora?

Cómo si la confluencia de estas dos corrientes, de estos dos paradigmas relacionales TAN DIFERENTES Y OPUESTOS, nos obligara a posicionarnos en un bando como estrategia para subsistir emocionalmente.

¿Soy del bando de los valientes?

¿Soy del bando de los cobardes y conformistas?

¿Soy del bando de los nobles y fieles comprometidos?

¿Soy del bando de los espabilados y atrevidos?

Mientras algunos juzgan de frescos y libertinos a los que eligen ser libres y experimentar; otros, los idolatran y los clasifican como valientes por permitirse la infidelidad sin remordimientos.

Y es que para muchos, ahora, tener una pareja es equiparable a ir al mercado:

“Ahora me apetece el/la rubio/a,… Ahora me canso y lo/la tiro… y voy a por el/la moreno/a… Llevo mucho tiempo con un novio/a demasiado tranquilo/a, ahora necesito uno/a de más atrevido… Estoy harto del sexo vacío y ahora quiero una persona que me escuche de verdad,…”

Quiero… quiero… necesito… yo… yo… ¡yo!

Llegando a “cosificar” a las personas como productos y a banalizar las relaciones y los vínculos como instrumentos de usar y tirar para cubrir mis egocéntricas necesidades; la gente tampoco es feliz.

En el polo contrario, están los sacrificados y los que se reprimen detrás del arquetipo de familia estable y feliz sin problemas, “hasta que la muerte nos separe”.

Y toda esta neurosis, ¿tiene remedio?

Planteémoslo así:

¿Y si no se tratara de verdad o mentira?

¿Y si no se tratara de lo correcto o lo incorrecto?

¿Y si no se tratara de represión ni de libertinaje?

¿Y si solo fuera que somos seres humanos en evolución hacia la LIBERTAD RESPONSABLE?

¿Y si os dijera que solo se tratara de elegir y hacerse responsable de ello?

Porque en realidad, ¿Quién soy yo, Quién es alguien, para juzgar lo bueno y lo malo? ¿Es que realmente hay alguien que tiene la verdad final de todo? O poniéndonos más metafísicos, ¿alguien puede afirmar que la verdad existe?

No creo que haya una mejor o una peor manera de amar y/o de estar en pareja. Se trata de ser honesto contigo mismo y con el otro. Atreviéndote a validar tu verdad y a respetar la del otro.

Cuando hay amor, el respeto es su forma.

Así que para mí, el verdadero problema, el verdadero reto, en realidad es el aprender a descifrar:

¿Quién soy yo?

¿Qué es lo que realmente quiero?

¿Qué defectos de carácter o qué neuras tengo que aprender a gestionar si no quiero volverme loco?

¿Qué parte de todo ésto, es mi verdad y qué parte es la verdad de mis padres?

¿Qué parte de mi indecisión y de mi conflicto es mío y qué parte es cultural?

Etc.

En resumen se trata de: Aprender a ser libre y a identificar mi verdad, atreviéndome a validar quién soy yo; siendo consciente y consecuente con la responsabilidad de mi elección.

En definitiva, Aprendiendo a Ser Yo, a Ser Humano, a Ser Libre, a Ser Responsable.

 

Ver el Programa de Acompañamiento para parejas clicando aquí:

bridge-525615

 

Para afrontar nuestra crisis de pareja.

 

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Personal, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | 2 comentarios

LA CRISIS ACTUAL: ¿Una crisis Personal, Social o de Valores?

Vivimos en una etapa difícil, de cambios, de inestabilidad, de incertidumbre…

En esta coyuntura muchas personas padecen una sensación de malestar psicológico que no siempre es de orígen personal sino social;

                            Una crisis de interioridad tejida desde el exterior.

En algunas ocasiones incluso el sentido de la propia existencia y la sensación de competencia y valía personal empiezan a debilitarse….

Para seguir leyendo, ver la presentación:

crisis personal

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis Personal, Crisis Profesional o Vocacional, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

Quins són els teus desitjos més genuins?

Com podem discernir els desitjos que són genuïns dels que no ho són?

Col·loqui a l’Ofici de Viure amb Rafael Bisquerra i Gaspar Hernandez.

Ofici de viure Cristina freixa

Per escoltar-lo podeu clicar al següent enllaç:

http://www.catradio.cat/audio/820875/Ofici-de-viure-Quins-son-els-teus-desitjos-mes-genuins

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis Personal, Crisis Profesional o Vocacional, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Timidez y Habilidades Sociales, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario

Superar una Crisis Personal

PROGRAMA DE ACOMPAÑAMIENTO.

psicologo barcelona

Publicado en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis Personal, Crisis Profesional o Vocacional, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Sentido de la Vida y Vacío Existencial, Vivir en Tiempos de Incertidumbre | Deja un comentario