CRISIS DE PAREJA: ¿Libertad o Compromiso?

Los vínculos amorosos de hoy:

Hacia nuevos modelos de relación y de pareja.

terapia de pareja barcelona

 “Amar desde la libertad, el respeto y el compromiso es el reto para las relaciones de hoy”. Cristina Freixa

 

Estamos en una sociedad cambiante, en constante evolución; donde las antiguas maneras de ser, de pensar y de relacionarse ya no tienen lugar; están obsoletas.

En unos tiempos tan inciertos y confusos, muchas personas tienen dificultades para ubicarse y decidir en el terreno sentimental; para reconocer y validar la verdad interior que habita en ellos.

Muchas personas que se encuentran en una crisis de pareja hoy, se preguntan:

¿Quiero una relación abierta o “tradicional”?

¿Me gustan los hombres o las mujeres?

¿Debo ser fiel o la infidelidad es mi derecho?

¿Es posible que yo NO esté hecho/a para estar en pareja?

¿Si me fijo en otras personas es que no estoy enamorado/a?

Estoy confundido/a…

[ … ]

Entonces,…

¿Debo conformarme con esta persona o es mejor salir a experimentar?

¿Es posible una relación de pareja a largo plazo? ¿O es que insistimos en ir contracorriente y el ser humano está genéticamente programado para otra cosa?

[ ??? ]

No lo se…

¿Estoy con mi pareja porque le/la quiero o porque me conformo?

¿Amo desde la libertad o me quedo desde el miedo?

Me gustaría saber si estoy realmente enamorado/a de mi pareja o si lo que pasa es que tengo miedo a dejarlo/a…

¿Cómo puedo saber lo que realmente quiero?

alone-480474

Estas y otras preguntas, son cada vez más frecuentes y desconcertantes en terreno sentimental de hoy.

Estamos en un contexto y en un momento dónde cada vez hay más libertad y más oportunidades.

Esta libertad, este creciente abanico de posibilidades para elegir; lejos de ser agradable, en muchas personas está generando mucho malestar.

Y es que para ser libre, para elegir, hay que saber sostener la responsabilidad y las renuncias; y estamos inmersos en una cultura caprichosa y consumista.

Las personas se muestran impacientes y ambiciosas incluso en el terreno sentimental:

” Con la edad que tengo, debería estar ya casado/a y ¡con hijos!”

“No entiendo porque precisamente yo, no encuentro al hombre/mujer perfecto/a, ¡el hombre/mujer de mi vida!”

“Es que mi pareja es perfecta, pero no tiene… Sólo le falta…”

“¿Por qué debería quedarme toda la vida aquí con tanta gente que hay en el mundo para elegir? ¡El mar está lleno de peces!”

 

En las relaciones de pareja, casi siempre falta o falla algo, pero las personas cada vez se han vuelto más exigentes.

El consumismo emocional se ha puesto de moda y las antiguas renuncias o sacrificios por amor, se han convertido en demandas caprichosas y fluctuantes.

Delante de esta situación, cada vez más personas se permiten el “intercambio de cromos”, la infidelidad y las orgías.

Pero la pregunta interesante para los que no se atreven o para los que eligen otras opciones, es: y entonces, esta gente, ¿son realmente felices así?

Mi experiencia es que la felicidad no está ni en la libertad sin frenos ni en la represión sin medida.

La felicidad está en otro lugar que no está relacionado con “la cosa en sí”.

Creo que el problema, es que estamos poniendo el foco de atención en responder unas preguntas que en realidad no nos sirven para resolver el enigma.

Parece cómo si el “inconsciente social” se preguntara: ¿En qué extremo nos podemos ubicar ahora?

Cómo si la confluencia de estas dos corrientes, de estos dos paradigmas relacionales TAN DIFERENTES Y OPUESTOS, nos obligara a posicionarnos en un bando como estrategia para subsistir emocionalmente.

¿Soy del bando de los valientes?

¿Soy del bando de los cobardes y conformistas?

¿Soy del bando de los nobles y fieles comprometidos?

¿Soy del bando de los espabilados y atrevidos?

Mientras algunos juzgan de frescos y libertinos a los que eligen ser libres y experimentar; otros, los idolatran y los clasifican como valientes por permitirse la infidelidad sin remordimientos.

Y es que para muchos, ahora, tener una pareja es equiparable a ir al mercado:

“Ahora me apetece el/la rubio/a,… Ahora me canso y lo/la tiro… y voy a por el/la moreno/a… Llevo mucho tiempo con un novio/a demasiado tranquilo/a, ahora necesito uno/a de más atrevido… Estoy harto del sexo vacío y ahora quiero una persona que me escuche de verdad,…”

Quiero… quiero… necesito… yo… yo… ¡yo!

Llegando a “cosificar” a las personas como productos y a banalizar las relaciones y los vínculos como instrumentos de usar y tirar para cubrir mis egocéntricas necesidades; la gente tampoco es feliz.

En el polo contrario, están los sacrificados y los que se reprimen detrás del arquetipo de familia estable y feliz sin problemas, “hasta que la muerte nos separe”.

Y toda esta neurosis, ¿tiene remedio?

Planteémoslo así:

¿Y si no se tratara de verdad o mentira?

¿Y si no se tratara de lo correcto o lo incorrecto?

¿Y si no se tratara de represión ni de libertinaje?

¿Y si solo fuera que somos seres humanos en evolución hacia la LIBERTAD RESPONSABLE?

¿Y si os dijera que solo se tratara de elegir y hacerse responsable de ello?

Porque en realidad, ¿Quién soy yo, Quién es alguien, para juzgar lo bueno y lo malo? ¿Es que realmente hay alguien que tiene la verdad final de todo? O poniéndonos más metafísicos, ¿alguien puede afirmar que la verdad existe?

No creo que haya una mejor o una peor manera de amar y/o de estar en pareja. Se trata de ser honesto contigo mismo y con el otro. Atreviéndote a validar tu verdad y a respetar la del otro.

Cuando hay amor, el respeto es su forma.

Así que para mí, el verdadero problema, el verdadero reto, en realidad es el aprender a descifrar:

¿Quién soy yo?

¿Qué es lo que realmente quiero?

¿Qué defectos de carácter o qué neuras tengo que aprender a gestionar si no quiero volverme loco?

¿Qué parte de todo ésto, es mi verdad y qué parte es la verdad de mis padres?

¿Qué parte de mi indecisión y de mi conflicto es mío y qué parte es cultural?

Etc.

En resumen se trata de: Aprender a ser libre y a identificar mi verdad, atreviéndome a validar quién soy yo; siendo consciente y consecuente con la responsabilidad de mi elección.

En definitiva, Aprendiendo a Ser Yo, a Ser Humano, a Ser Libre, a Ser Responsable.

 

Ver el Programa de Acompañamiento para parejas clicando aquí:

bridge-525615

 

Para afrontar nuestra crisis de pareja.

 

Esta entrada fue publicada en Adaptación al Cambio, Adicción y Dependencia Emocional, Autoestima y Confianza Personal, Crisis de Pareja y Terapia de Pareja, Crisis Personal, Depresión y Ansiedad, Liderazgo Personal, Miedo y Inseguridad, Vivir en Tiempos de Incertidumbre. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CRISIS DE PAREJA: ¿Libertad o Compromiso?

  1. paulafolch dijo:

    Hola Cristina.
    Realment un escrit molt inspirador per seguir reflexionant sobre la manera de posicionar-nos i relacionar-nos amb nosaltres mateixos, el nostre entorn i, en definitiva, amb el món.
    La reflexió que en faig després de llegir el teu article és que cada vegada més la infància es prolonga, és com si no volguéssim renunciar al fet de sentir-nos protegits, al fet de demanar i voler sense mesura, al fet d’anhelar i regular-nos a partir dels desitjos. Ens allunyem de la lliure responsabilitat, com dius, de decidir.
    Em quedo amb que la lliure responsabilitat és l’equilibri que manté la llibertat sense límit amb la repressió controlada. En el fons, es tracta de saber qui som i escollir la persona que vagi en sintonia amb els nostres valors. Sense deixar de considerar el sentir, òbviament. Em serveix pensar que el compromís més enllà d’establir-se amb l’altre i la relació sobretot és amb mi mateixa. Un compromís de ser coherent amb la meva decisió des de la lliure responsabilitat.
    Gràcies per la classe de l’altre dia del Màster. Seguiré fent visites per aquí 😉
    Una abraçada!

    • Bon dia Paula!

      Moltes gràcies per la teva aportació, realment molt lúcida i clara.

      Exacte, llibertat responsable vol dir atrevir-se a escollir fent-se càrrec de les conseqüències i de les renuncies.

      Molt important perquè sinó ens convertim en esclaus dels nostres desitjos i impulsos i patim sentint-nos indefensos quan no ens fem responsables de les implicacions del que escollim.

      Gràcies per compartir!
      Cristina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .